Cambio climático

 

Nueva competición, primer partido correspondiente a la Copa del Rey y el Real Madrid se encontraba con la oportunidad de cambiar la atmosfera alrededor del equipo. Un tormentoso mes, terminó por condenar a Julen Lopetegui, en unos días llenos de precipitaciones atmosféricas. En este contexto llegó Solari, que debutó como entrenador interino de los blancos, con la intención que escapar del espantoso clima, lleno de nubes, que causó estragos en el Real Madrid.

Se disiparon las nubes que causaban la tormenta en el equipo blanco. Nueva competición, primer partido correspondiente a la Copa del Rey y el Real Madrid se encontró con la oportunidad de cambiar la atmósfera alrededor del equipo. Un tormentoso mes, lleno de precipitaciones atmosféricas, terminaron por condenar a Julen Lopetegui. En este contexto llegó Solari, que debutó como técnico interino de los blancos con una victoria por cuatro goles frente al modesto Melilla. Así los merengues dan el primer paso hacia adelante, ven el sol, que durante mucho tiempo, parecían no volver a ver.

Un arranque de partido movido hizo temblar al Madrid, Igor Martínez en un mano a mano, que cruzó demasiado, tuvo la mejor oportunidad para los locales. Luego el buen juego de los juveniles y de Sergio Ramos, que viajó y jugó, pararían los ataques rivales. Inició bien el Melilla, pero quien golpeó primero fue el Real Madrid, que por la banda derecha Odriozola llegó a línea de fondo para servir el primer gol a Benzema. La primera de muchas internadas del lateral que tuvo un gran partido.

A partir del gol, inició el cambió climático comandado por Vinicius, se disiparon las nubes y volvió la alegría de jugar al futbol. El brasileño encaró, hizo conducciones rápidas, con verticalidad, con descaro y hasta con el lujo de hacer fintas. Fue precisamente de los pies de Vinicius que llegó el segundo gol del Madrid, una internada al área, gran pase con el exterior y remate de Marco Asensio. El partido se pudo ir con más goles al descanso, pero un errático Lucas Vazquez, que hasta en tres ocasiones fallaría frente a Álvarez, evitó resolver el partido en la primera parte.

El equipo blanco buscó siempre más, búsqueda que tuvo recompensa en forma de goles, dos en concreto. El tercer tanto vino de una jugada en la que Vinicius asistiría con un tacon de lujo a Reguilon y el balón después de pasearse por la línea lo remataría Odriozola. En el último suspiro del encuentro llegaría el cuarto gol de Cristo, remataría de cabeza un centro desde la derecha del lateral español.

El madridismo recobró la ilusión, luego de esta victoria, mas allá de las limitaciones del rival, lo importante es que el Madrid ganó, gustó y goleó. Solari, despejó las nubes de dudas que rodeaban el ambiente de los merengues. Consiguió un cambio climático que se entiende a nivel de futbol y a nivel de actitud, con dos cojones se llevó una buena victoria.

 

Por: Juan José Rodríguez Ortega

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s